“Esto lo tenemos que hacer entre todos”

Entrevista a Lic. Alejandra Lacroze, Revista CASI, Abril 2009.

ail-portrait-sharp-t.jpgEn el marco de la política de formación de nuestros Jóvenes y disminución de los “factores de riesgo” que viene llevando adelante el Club desde hace 4 años a la fecha, la Revista entrevistó a la Lic. Alejandra Lacroze, destacada especialista en prevención de alcoholismo y responsable del nuevo programa que se instrumentará como continuación de lo hecho en los años anteriores, a fin de interiorizar e informar a nuestros lectores sobre los alcances del mismo.

Como ya hemos señalado en otras oportunidades, los abusos representan un flagelo cada vez más extendido y amenazante en el seno de nuestra sociedad, que se hace carne, primariamente, en los adolescentes, el segmento de la población donde confluyen mayoritariamente factores de riesgo y conductas riesgosas asociadas a ellos.

El Club, conciente del rol que desempeña en la formación de los jóvenes, ha manifestado, a través de la Comisión Directiva y la Subcomisión de Rugby, la preocupación excluyente que genera este tema y ha encarado en forma concreta, con diversas acciones y programas, la lucha contra los abusos, especialmente el alcoholismo, cuyos efectos devastadores están a la vista en las escalofriantes estadísticas que relacionan, en primer lugar, el consumo excesivo e indiscriminado de alcohol entre la juventud con la violencia y la muerte. Para entender mejor el desolador panorama a enfrentar, baste citar algunos datos: actualmente, la edad de inicio en el consumo de alcohol se sitúa entre los 12 y los 13 años; beber y manejar es la mayor causa de muerte entre jóvenes de 16 a 24 años; si se comienza a beber en la adolescencia, el riesgo de adicciones se multiplica por cinco; el consumo de alcohol aumenta el riesgo de embarazos no deseados y las relaciones sexuales de alto riesgo, definidas estas por la Organización Mundial de la Salud como aquellas relaciones que pueden originar el contagio de SIDA u otras enfermedades de transmisión sexual.

– La Lic. Lacroze nos recibe en su consultorio de San Isidro, donde iniciamos el diálogo, preguntándole cuáles son las características del programa que va a desarrollar en el CASI.

– Trabajo en prevención de alcoholismo desde hace 25 años y me he dado cuenta que para llegar a los chicos hay que buscar estrategias que sirvan. A mi modo de ver, la comunicación con los chicos debe darse a través de personas que tengan importancia para ellos y, a raíz de observaciones que hice mirando el último Mundial de Rugby, en el cual me impresionó el trabajo de Los Pumas, se me ocurrió idear un programa basado en el entrenamiento de líderes que sean admirados por los chicos.

El rugby tiene algo muy importante, que es el trabajo en equipo. Esto tiene mucho que ver con lo que es el grupo adolescente. Para el adolescente, el grupo, constituido por sus pares, es lo central y a partir de allí busca sus modelos de identificación, habida cuenta de la poca o nula importancia que, en esta etapa de la vida, le asignan como referentes a sus padres o maestros.

– ¿De cuándo data su relación con el rugby y qué características de este deporte le resultan más destacables?

– El rugby lo descubrí hace muy poco, cuando se jugó el último Mundial. Hasta ese momento era un deporte ignorado por mí, nunca había visto un partido. De modo que se puede decir que la mía es una observación “limpia”, sin una teoría previa que la condicionara.

En cuanto a las características que me parecen más notables, puedo enumerar algunas:

El rugby tiene una particularidad: sin un trabajo de equipo no hay logros posibles. Cada jugador, tiene características físicas (más fuertes unos, más altos y rápidos otros) y funciones muy diferentes. Ninguno puede hacer el trabajo del otro, sino que se complementan.

Si bien puede aparecer una “estrella”, no es lo que se destaca, como sucede, por ejemplo en el fútbol, con un jugador como Maradona.

Me llamó la atención cómo se respetan las reglas y el trato entre los jugadores, ya que siendo un deporte tan duro hay un trato particular, aun con el adversario. Se aprecia nítidamente la presencia de valores tales como el compañerismo, el respeto, la disciplina, valores que no ví en otros deportes.

Se necesita inteligencia táctica, tal vez más que en otros deportes.

Me llamó también la atención lo concerniente al contacto físico, cómo “se sujetan unos a otros” y la intensidad que el juego genera.

¿Por qué eligió el rugby y no otro deporte para esta campaña?
Como ya expresé, en la adolescencia, disminuye la influencia de los adultos, y aparece el grupo adolescente.

Es absolutamente fundamental para que se dé un proceso adolescente, que exista este grupo. Si no existe un grupo, es un signo a tener en cuenta  (puede indicar patología).
El grupo tiene una función muy importante. Cada miembro del grupo cumple una función para la mente de ese chico que lo integra (son partes de él).

Por este motivo, es importante establecer un paralelismo entre el rugby como “deporte de equipo” y el grupo adolescente, y en función de ello establecer como objetivo que los jóvenes funcionen con el concepto de  “grupo de trabajo”,  para resistir la presión de usar el alcohol en situaciones que podrían llevarlos a correr riesgos: un accidente, por ejemplo. Como cuando adentro de la cancha están unidos y comprometidos en el desarrollo del juego, en una situación de alta exposición. Como deporte de equipo creo que es el más noble y duro, y esta es otra razón por la cual lo elijo.

– ¿Cómo piensa trabajar en el Club?

Nos vamos a enfocar en tres temas que son relevantes para los jóvenes: el control de la violencia, la prevención de accidentes y las relaciones sexuales de alto riesgo. En prevención se trabaja con factores de riesgo y pretendemos que los chicos conozcan exactamente qué puede ocurrir con ellos bajo los efectos del alcohol. La idea es armar un buen grupo de pares y que el grupo se cuide entre sí.

Para lograr esto, vamos a recurrir a los líderes naturales que hay en cada grupo. Gráficamente, el esquema podemos representarlo como una pirámide en cuyo vértice están los jugadores de 1ª, que son los referentes para todo el Club, y con quienes comenzaremos el trabajo, para después ir bajando los distintos escalones y seguir con los entrenadores, las divisiones juveniles y las infantiles.

El sistema de prevención es un sistema articulado, en el cual el trabajo lo tenemos que hacer entre todos.

Creo que hay una muy buena base para realizar este trabajo, que es la cultura de los valores a la que me referí y que se da exclusivamente en el ámbito del rugby.

– Ud. habló recién de hacer el trabajo “entre todos”, pero no mencionó a las familias entre los escalones de la pirámide. ¿De qué forma pueden integrarse y participar en la campaña?

Principalmente acompañando a sus Hijos en el desarrollo de la actividad y vinculándose con los demás Padres y con los Entrenadores para formar un marco de contención en el que los chicos se muevan con mayor seguridad.

Y también a través del blog, www.prevencionalcohol.com, donde desde hace unos meses funciona un foro de opinión en el cual pueden interactuar los padres volcando sus opiniones, comentarios o dudas. Allí también podrán encontrar gran cantidad de material, permanentemente actualizado, sobre el tema, constituido por la publicación de estadísticas, referencias a legislación vigente, artículos, entrevistas, etc.

Ver la nota original

© Revista CASI, CASI

¿Te gusta esta nota?

0 Respuesta a ““Esto lo tenemos que hacer entre todos””


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario